MODERN TALKING (1ª parte)

Publicado: mayo 12, 2013 en MÚSICA
Etiquetas:, , ,

port

Tenía 11 años cuando mi vida empezó a cambiar intensamente. Mi cuerpo, extremadamente delgado, se convirtió en un amasijo de kilos, mi sexualidad empezó a  despertar de manera salvaje y mis oidos empezaron a  distinguir y apreciar toda la música que escuchaba.

 En ese año, 1984, las fiestas de mi pueblo fueron muy especiales. Había atracciones nuevas (que nunca más volvieron a pasar por allí) y en una de ellas escuché por primera vez you´re my heart, you´re my soul, primer single de este dúo. Al termino de las fiestas y con el coche de mis padres alejándose de tan festiva diversión,  volvieron a poner en la radio esa canción. Ahí comenzó todo.

 Modern Talking despertaron sensaciones en mí que con otros grupos, cantantes y estilos musicales no había experimentado aún. Tranquilidad, serenidad, placer hedonista, apoyo, consuelo, incluso algo diría casi sobrenatural que envolvía mi ser con su música.

 mtMi comunión con ellos fue inmediata. No podía dejar de escucharlos. Con la radio siempre encendida, esperaba ansioso que presentaran a ese dúo alemán que empezaba a despuntar por aquel entonces. Un disco cada seis meses. Muy prolíficos. Crearon un sonido muy característico que arrasó en medio mundo y que fue copiado, plagiado u homenajeado hasta la saciedad. Dieter Bohlen (el rubio) produciendo y componiendo, y Thomas Anders (el moreno) regalando su voz a las canciones. No hay una voz tan especial para mí. Me hipnotizaba. Me embriagaba. Me relajaba. Aún hoy lo hace.

 No había actuación musical en televisión que me perdiera. Tampoco era muy difícil existiendo sólo dos cadenas. No había revista musical donde aparecieran que no tuviera en mi poder. Oía y leía de todo: No hacían mucha promoción ni conciertos porque, supuestamente, la mujer de Thomas, una tal Nora (colgante que llevaba en casi todos sus videoclips) no le dejaba. Tuvieron que cambiar su residencia a Holanda por un tiempo porque empezaron a dudar de su orientación sexual en Alemania. Y como estas un sinfín de historias más…vete a saber…

moderntlakingDe su etapa de los 80 (1984-1987) no podría elegir entre ninguno de sus discos. The First album fue su gran presentación. Y mi gran obsesión. Durante un mes de verano estuve escuchando este disco una y otra vez mientras leía El Señor de los Anillos de J.R.R.Tolkien. Extraña combinación ¿verdad? Magia para mi. Let´s talk about love fue su segundo disco, y consiguió heredar todo el éxito de su primer trabajo. La sempiterna coproducción de Luis Rodriguez en toda esta etapa hizo levantar el vuelo de este disco. Llegó Ready for Romance y las dudas se disiparon. Arrasaron. Su primer single Brother Louie, dedicado a su coproductor antes mencionado, fue número uno en lugares tan dispares como Israel, Grecia, Turquía, Sudáfrica y Suecia, amén de Alemania y España. En este disco está una de las canciones que no puedo soportar de ellos, Atlantis is calling, y de lo que todavía no tengo una explicación. No existe la sublime perfección. A partir de ese tercer disco empezaron a perder fuelle comercial y sus siguientes trabajos In the middle of Nowhere, Romantic Warriors e In the garden of Venus fueron decayendo en ventas paulatinamente. Y precisamente estos discos son los que más escucho habitualmente. Obsesión por Lonely tears in Chinatown, pasión por Romantic Warriors, y un entrañable recuerdo de su último trabajo que mi madre me regaló por mi decimocuarto cumpleaños en forma de cassette (original por supuesto) y que le costó 1200 pesetas en una tienda de música del barrio. Mil veces escuchado y disfrutado hasta en casa de mi primo donde sus canciones ponían banda sonora a una guerra de zapatillas en la oscuridad. Divina juventud.

Aquejados de un sonido inamovible y nada evolutivo los críticos fueron despiadados con ellos. Y yo preocupado, ¡ja!. Con títulos de canciones tan surrealistas como Cheri cheri Lady, Just we two Mona Lisa, Jet airliner, Operator gimme 609, Riding on a White swan, Geronimo´s Cadillac, Lonely tears in Chinatown…y un largo etcétera este par de alemanes ha conseguido lo que otros nunca podrán hacer ya…y es que me enamorara de la música pasando a ser una parte vital en mi. Tal cual. Sin música muero. Ni rock, ni jazz, ni blues, ni Indie, ni nada que pueda tener una pátina de “esa es la buena música y no lo que escuchas tú”. Sólo ellos.

 Sesión mezclada por mi en homenaje a su primer disco

El conocer su separación a través de la radio, y escuchando el nuevo proyecto de Dieter Bohlen en solitario (Blue System), hizo que llorara desconsoladamente. Un llanto que llegó a sorprenderme. La primera y única vez, de momento, que he llorado por algo relacionado con la música. Se iban mis compañeros de viaje, mis compañeros de estudio, mis consejeros,…se iba una parte de mi. Nunca pensé que volverían…pero lo hicieron y me cogió desprevenido…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s