¿QUÉ TIENE ESTA BOLA QUE A TODO EL MUNDO LE MOLA?

Publicado: mayo 25, 2013 en TELEVISIÓN
Etiquetas:, , , , , , , , , ,

images (4)

Ya llega…Ya está aquí…La Bola de Cristal. Perfecta iluminación. Magníficos decorados. Diseño único. Brillantes guiones. Eficiente producción. Espectacular realización. Un programa hecho por el mejor equipo de televisión.

Así comenzaban los créditos de un programa arriesgado, innovador y, paradójicamente, infantil. Y de infantil tenía bien poco.

Llegaba el fin de semana y mi madre me hacía levantar temprano, muy temprano, como siempre, para poder hacer las tareas de la casa. Unas veces acababa metiéndome en la cama de mis padres donde mi madre traía el desayuno para mi padre y para mi. Otras veces me despejaba del todo y me ponía  a hacer los deberes del colegio. Hasta que un día, por casualidad, encendí la televisión y apareció ante mí un programa que influiría profundamente en mi vida.

“Me sentí profundamente conmocionado por la grave violación de la conciencia infantil, por la descarada manipulación política, por la fanática y soez propaganda maniquea digna de una televisión dictatorial. A los niños TVE les está enseñando a odiar a los padres…” Así se despachaba a gusto Xavier Domingo en Diario 16 (enero de 1988) con La Bola de Cristal. Pues no sé de qué me habla, oiga. No me sentí violado, ni manipulado, ni empecé a odiar a mis padres.

Lolo Rico, creadora y artífice de tan sublime programa dijo que “La Bola de Cristal era testimonial, contestataria, ofrecía muchas referencias y proponía múltiples realidades, ofrecía un mundo plural, variado y diferente a los estereotipos que se veían en las televisiones”.

Si es verdad que el contenido político estaba muy presente en el programa. Un programa audaz, basado en el librepensamiento, con una renovación estética que proponía la misma época histórica que se vivía amparada en la movida madrileña y que contenía restos de una izquierda postfranquista.

“En aquel momento no pensaba profundamente en los niños ni tampoco en la política, y los electroduendes como muñecos que eran, podían decir de todo. No se privaron de todo un mensaje político que se concretó en la famosa frase de la Bruja Avería ¡viva el mal, viva el capital!”. Así decía Lolo Rico.

1259838232926Los electroduendes era la primer parte del programa. Como La Bola de Cristal se entendía como un elemento electrónico los títeres que hacían de duendes tenían nombres ad hoc: Maese Cámara, Hada Video, Maese Sonoro, Bruja Truca y el contrapunto malvado de la Bruja Avería. Estos muñecos me hipnotizaron desde el principio con su verborrea en forma de constantes poéticos pareados. Frases como “de pila master” o “no te funde” quedaron grabadas en mi recuerdo.

La segunda parte era el Librovisor. Lolo, al respecto, dijo que “iba dirigido a niños y niñas lectores. Aunque nunca pensamos que estábamos haciendo un programa infantil. Estaba dedicado al libro y la imagen. En vez de ser dos elementos que se contradicen, son complementarios. El libro remite a la imagen, y la televisión, aunque nunca lo haga, debería remitir a la palabra. Llevamos a la pantalla todo lo que se puede leer. Y se puede leer de todo” El Librovisor desarrollaba un tema en forma de sketches y teatrillos. Pablo Carbonell, Pedro Reyes y Alaska fueron los protagonistas. Alaska. Aquí fue donde descubrí al icono por excelencia de mi infancia y adolescencia. Aún sigue siéndolo.

Otra parte importante del programa era la música. Las actuaciones hacían de nexo de unión entre las distintas partes del programa. El primer videoclip como tal se hizo bajo el paraguas mediático de los profesionales de La bola de cristal. La movida influyó mucho y pasaron multitud de grupos: Alaska y Dinarama, Toreros Muertos, Gabinete Caligari, Nacha Pop, Mecano, Los NIkis, Loquillo y los Trogloditas, Kiko Veneno, La Unión, Golpes Bajos, Glutamato Ye-ye, La Dama se Esconde, Esclarecidos, Aviador Dro, Objetivo Birmania, Siniestro Total, Danza Invisible, El Ultimo de la Fila, Burning, Tino Casal, La Mode, Orquesta Mondragón…Vamos, historia musical de España.

Otra parte del programa correspondía a una serie. Dos fueron las emitidas ( La Pandilla y La Familia Monster) y una mi preferida. Me quedo con La Familia Monster. Cuadraba perfectamente con la idea del programa. Una familia nada convencional con problemas nada convencionales y todo contado en tono de comedia. Una familia de entrañables monstruos donde la sobrina, la humana, era el rara avis de la casa. El padre era Frankenstein, la madre cual novia de Frankenstein, el abuelo vampiro, el hijo pequeño hombre lobo y la mascota de la casa un monstruo que vivía en el sótano y que nunca se veía. Todos intentaban integrarse en una sociedad que no les miraba con buenos ojos. ¡Cuán identificado me veía!.

Mas tarde (La bola de cristal cambiaba contenidos cada poco tiempo) ampliaron la duración del programa y apareció La Cuarta Parte con Javier Gurruchaga como showman y maestro de ceremonias. Histriónico, exagerado, perturbador…adorable. ”Empezó como un noticiario. Después surgió de Javier el sacar de la recámara de su inconsciente a su madre y a su padre. Sentimos la necesidad también de meter unas series de diez minutos hechas por nosotros en cine, filmadas…”. Así la definía Lolo.

Lolo Rico

Lolo Rico

“La bola era una chapuza. Unos días salía bien y otos no. Pero nunca podía salir mal del todo”. Lolo afirma algo que a mí como espectador me pasó inadvertido. Me divertía, me enganchaba y me atrapaba. Superaba con poco la decena de años y uno no estaba para esos menesteres. Simplemente disfrutaba. Era un programa profundamente televisivo y que, quizás, iba en contra de la televisión como medio alienador de personas y conciencias. Marga Iñiguez, asesora pedagógica del programa, destacaba “la apertura mental, el desarrollo del pensamiento crítico, la solidaridad, la cooperación y la participación. Incitando siempre a que saber, conocer y estar informado produce placer y es posible”. Solo no puedes, con amigos sí. Lolo constata que “los jóvenes educados por La Bola de Cristal se dividen en dos grupos que ni se tratan ni se conocen y que, probablemente, ni siquiera se gustan”. Lo cierto es que a lo tonto empapaba tu cerebro con mensajes que lejos de ser subversivos, unidireccionales, anárquicos y rebeldes, me ayudaron a ver que en el mundo hay de todo, que nadie es bueno o malo de una manera irrevocable, que te puedes divertir sólo con tu imaginación y que ver la televisión puede entenderse de una manera excitante.

186 programas. 5 años en antena (1984-1988). Y una estela que todavía continúa presente en la memoria de muchos.

Tienes quince segundos para imaginar, si no se te ha ocurrido nada, a lo mejor deberías ver menos la tele

Anuncios
comentarios
  1. Chopitosmum dice:

    QUÉ GRANDE ERES!!!
    No tengo más que decir.
    Ah, sí, que me trepidan los baudios cuando te leo. 😉
    Besotes gordos.
    P.D. Marilyn no era hija de los Monster, era la sobrina; una refugiada, vamos.

  2. […] La Bola de Cristal ya comenté en una entrada anterior del blog. Personajes variopintos desarrollaban sus encantos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s