la carta de ajuste ideal

la carta de ajuste ideal

Maricones y bolleras en televisión. ¡Qué escándalo!. Maricones y bolleras expuestos en el gran escaparate del entretenimiento. ¡Dónde vamos a llegar!. Maricones y bolleras allanando las moradas de los telespectadores a través de esa caja que de tonta no tiene nada. ¡Ya era hora!.

Un colectivo importante de la sociedad era ninguneado en la televisión. No es hasta finales de los 80 cuando aparece el primer documento visual explícito sobre la homosexualidad en la televisión española.  ¡Cuánto camino quedaba por recorrer!. Todavía era muy pequeño para poder darme cuenta de nada. El hacer de gay, contar chistes de gays y reírse de los gayes era muy recurrente en los 80 en este país. De eso bien pueden dar cuenta humoristas como Arévalo o Andrés PAjares. Sin embargo, ser gay en televisión ya no era tan gracioso. Con esta perspectiva televisiva fui creciendo.

cartel de la serie

cartel de la serie

En 1983 la serie Anillos de Oro introduce, por primera vez y de la mano de Ana Diosdado, un personaje gay episódico. Un gay atormentado, como tantísimos otros que aparecerían, ya que ese era, al parecer, el tributo que había que pagar para tener visibilidad social. Un gay no podía ser alegre (paradójicamente), no podía tener buena suerte, en definitiva, no podía ser feliz. Pura desdicha y tragedia. En 1986 la misma Ana Diosdado en la serie Segunda Enseñanza introduce un personaje gay fijo interpretado por Javier Escrivá. Esa continuidad en los episodios sentaría un precedente que años mas tarde se tomaría como algo, más o menos, habitual.

Es en los 90 cuando se produce una revolución en cuanto al tratamiento y visibilidad del colectivo gay en televisión. Se arrastra el éxito musical de Rupaul y el tirón comercial de Priscilla Reina del desierto en cines. Con las hormonas revolucionadas por la adolescencia y postadolescencia, el panorama parecía que cambiaba de color.

Andrés Pajares y Silvia Munt como protagonistas de la serie

Andrés Pajares y Silvia Munt como protagonistas de la serie

La Agrupación de Telespectadores y Radioyentes destacó la socialmente indeseable magnificación de conductas patológicas cuyas consecuencias en víctimas infantiles y adolescentes saltan con demasiada frecuencia en los medios de comunicación. Así hablaban del estreno de Tio Willy (1998-99), serie protagonizada por Andrés Pajares, donde el personaje principal era un gay que se hacía cargo de sus sobrinos.

Por partes. ¿Conducta patológica? falacia. ¿Socialmente indeseable? aunque todavía queda mucho por hacer,la aceptación de la homosexualidad por parte de la sociedad española es más que abundante y favorable. ¿Víctimas infantiles y  adolescentes? Tal cual ellos lo pregonaban nunca me sentí víctima de nadie ni de nada, pero sí me he sentido agredido por comentarios como esos.

La Federación Estatal Gay-Lesbiana dijo de Tio Willy que suponía un avance más hacia la normalización con los riesgos que ello pueda comportar. El protagonista puede que esté estereotipado pero esto sucede con otro tipo de obras.

Por partes. ¿Riesgos? no sé muy bien a qué se referían pero no hay que pedir perdón por existir ni tirar piedras a tu tejado. ¿Estereotipado? sí, pero siempre se ha usado el estereotipo para definir multitud de personajes en teatro, cine y televisión. Y en la vida cotidiana ya ni te cuento…todos tiramos del estereotipo (quizás el gran eufemismo de prejuicio) para definirnos constantemente.

reparto de Al salir de clase

cartel de Al salir de clase

Tio Willy abrió las puertas a otras series que en menor o mayor medida, han contado con personajes homosexuales en sus series y por ende, han tenido una visibilidad significativa. Al salir de clase (1999-2000) contando la relación entre dos adolescentes: Alejo Sauras y Bernabé Fernandez.  7 vidas (1999-2006) con Anabel Alonso interpretando a Diana Freire, una lesbiana con una participación regular en la serie. Hospital Central contó la relación entre una doctora y una enfermera que llegó a mantenerse varias temporadas pues los personajes eran de los considerados fijos en la serie. Incluso se han hecho series explícitas como Sexo en Chueca donde ser gay ya no era una excepción…

logotipo del programa

logotipo del programa

Pero tengo que destacar la apuesta valiente e innovadora de una cadena local  (Telemadroño) allá por 1995 presentando Hasta en las mejores familias, un  magacine semanal que trataba temas sobre, de, con , por, para homosexuales…y más. El éxito no sólo llegó entre el colectivo gay sino que ampliaron el espectro de telespectadores al tener una gran acogida. Yo creo que nadie se lo creía.  No recuerdo la primera vez que lo ví, ni recuerdo todo exactamente pero sí tengo sensaciones y flashes de lo que fue aquel programa. Me acuerdo de los presentadores, de la voz de ella (¡qué me gustaba Maria José Robles!), me acuerdo de una colaboradora superpija pero enrollada (tambien me acuerdo de su voz..¡qué tendré yo con las voces!), me acuerdo de la sección que hacía una drag queen con sintonía de Pizzicato five (ese go go dancer)…Simples retazos mentales que formaron en su momento una realidad muy positiva para mí.

El equipo de Hasta en las mejores familias

El equipo de Hasta en las mejores familias

Me acuerdo de engancharme a los temas que trataban, los videos que ponían..era como ver un programa hecho para mí exclusivamente.  No recuerdo temas, no recuerdo invitados , sí recuerdo los pocos medios que poseían  pero lo serio que se tomaban todo…¡qué pasaría si no hubiera existido el chroma!.  Y sí recuerdo que lo seguía con interés. Algo nuevo, algo fresco y algo estimulante.En una época en que internet todavía no había inundado los hogares y donde conseguir cierto tipo de información era más que difícil se agradecía, y mucho, que existieran programas como aquel, que ampliaban la visión de un mundo, mi mundo, muy personal, limitado e inocente. 

Después de todo esto la televisión ha seguido usando el estereotipo, clichés e incluso el lado más freak, ordinario y llamativo del colectivo gay para nutrir su parrilla. Sigue interesando muy mucho la orientación sexual de las personas que salen en televisión, se sigue jugando con ello y a todos nos gusta saber si este es gay o aquella lesbiana. Algún día nos aburriremos de esto, digo yo. Mientras, y en la actualidad, presentadores como Jesús Vazquez o Jorge Javier Vazquez, ying y yang de la televisión, proyectan sus personalidades y orgullos de diferente manera pero dando una visibilidad necesaria. A pesar de todo. 

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s