Zombies

Zombies

Quizás son los zombies el monstruo, bicho, engendro o invento del cine de terror que más pánico me da. Tengo una relación un poco insana y extraña de amor-odio con esos seres. No puedo con ellos pero no puedo dejar de mirarlos. Trauma seguro. Y el trauma viene de lejos.

No sé qué fue antes si el huevo o la gallina. No se que fue antes si el dichoso Thriller de Michael Jackson o Chicho Ibañez Serrador con Mis terrores favoritos. El caso es que por esas épocas surgió el miedo que me acecha siempre.

Cabecera del programa de Chicho Ibañez serrador

Cabecera del programa de Chicho Ibañez Serrador

Tengo flashes de momentos y situaciones relacionados con películas de zombies. ¡Qué me gusta el masoquismo!. Quizás una de las que más me impactó por mi juventud fue No profanar el sueño de los muertos, una película de 1974 pero que yo vi años mas tarde en el programa Mis terrores favoritos que presentaba el gran Chicho. La verdad es que cuando piensas en las tramas de estas películas, mas tontas no pueden ser, pero el hecho es que aparecen zombies y, oye, me cago de miedo. Esta no iba a ser menos, una cosechadora como máquina extraña que levantaba muertos enfin…Como curiosidad digo que fue dirigida por Jorge Grau; y su hijo Carlos llegó a ser profesor mio en un master (pero eso es otra historia). He de destacar otra película que se emitió en ese programa y que me dejó impactado y admirado, La noche de los muertos vivientes de George A. Romero. Aun siendo en blanco y negro el impacto fue brutal. Mente jovencita, mente esponja. La primera escena en el cementerio ya me dejó loco y quedó grabada en mi imaginario personal.

Michael Jackson tuvo la bendita idea de hacer una canción con un videoclip de los de traca, Thriller (obvio), y Tocata (programa musical de la época que no me perdía) lo emitió integro. Eso me pasa por ver programas de música y ser un fanático de los videoclips. Y a él le debo pesadillas y días y días de cruzar mi casa, del salón a la cocina con un pasillo que unía las estancias, corriendo y encendiendo la luz cuando estaba a oscuras.Y quien dice días dice semanas. Y quien dice semanas…

En plena juventud adolescente las películas de miedo estaban de moda. Va por temporadas, pero creo que el terror siempre engancha y gusta. El caso es que un día, con gente del barrio, decidimos ir a una sesión doble continua (esas en las que entrabas al cine a una hora y  podías verte 2 veces la misma película) para ver Demons (de Dario Argento) que era el plato fuerte y que iba acompañada de una película española que no recuerdo pero que tenía algo de erotismo o algo así.¡Qué raro en el cine español que haya algo de sexo y esas cosas!. Bueno, el caso es que Demons presentaba una novedad respecto a las películas de zombies: ¡¡¡¡¡corrían!!!!!. Yo siempre analizando científicamente esos seres, pensando que yendo lentos, como la duquesa de Alba, hay una oportunidad de escapar y voy al cine y descubro que pueden correr (y de qué manera). Ya no tenía escapatoria. Para empezar me tuve que quedar a ver la película española por segunda vez para aliviar el peso del miedo. Encima la trama de los zombies ocurría en un cine. Ay que joderse. Y pasé otra temporadita mirando debajo de la cama antes de ir a acostarme (¡qué gran invento los canapés para colchones!).

Zombies para la terapia

Zombies para la terapia

Pues así pasé mi adolescencia  respecto al cine de terror. Admiración, miedo, amor, odio. Posesión infernal (la escena del lápiz en el tobillo…por Dios), Aquella casa al lado del cementerio (yendo solito a verla en el cine de mi pueblo, y había que volver solo a  casa)Zombie (el mordisco en el brazo cuando está en el camión uno de los protagonistas), Braindead (vista unas cuantas veces para ver cómo se cae una oreja a un plato de sopa y que Peter Jackson era un genio antes de que apareciera Frodo), Resident evil (a lo tonto estuve tres dias sin pegar ojo), Rec (menos mal que la china trajo algo de risa porque no podía estar más tenso), e incluso la serie The walking dead (el zapping no es bueno) han dejado huella y lo siguen haciendo. Debería dejar de verlas. O no. Cuando puedo hago terapia de choque como muestra la foto pero, de repente, se va la luz y los fantasmas vienen a visitarme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s