Miguel Arjona y Jordi Sanchez (OBK)

Miguel Arjona y Jordi Sanchez (OBK)

Obk estrena nuevo disco, Revolución, dejando cosas por el camino pero con una fuerza que se mantiene.Tambien se cumplen 22 años de la publicación de su primer disco Llámalo sueño. 22 años ya. El disco que contenía la canción que marcó un antes y un después en mi vida. Presente incierto y pasado hecho añicos unidos por la electrónica.

Techno de los 80

Techno de los 80

Llámalo sueño apareció en la vorágine noventera del techno electrónico (términos redundantes pero complementarios en su unión) que lideraba Depeche Mode en aquel momento. Debo hacer un inciso y explicar que lo que se entiende por techno ahora no tiene nada que ver con su origen en los 80. Grupos como Depeche Mode, OMD, Soft Cell, Visage, Ultravox, Kraftwerk, incluso Eurhythmics abanderaron una linea musical que reemplazaba los sonidos tradicionales de instrumentos típicos (batería, bajo, guitarra…) por unos sonidos fabricados con aparatos y máquinas muy alejados de ese sentido musical clásico. El techno de los 80 se caracterizó por la creación de un sonido urbano, industrial, alejado infinitamente de lo comúnmente oído hasta la fecha. En aquellas épocas todavía se inventaban cosas. Los 90 recogieron ese testigo, pero a finales de esa década el techno pasó a ser un adjetivo aplicado a una música de club impersonal, minimalista y limitada. La verdadera música techno era otra historia. Y he aquí que en España apareció el primer grupo techno, OBK. Bien es cierto que en los 80 algunos grupos españoles hicieron una música “basada en” pero OBK fueron los primeros en exhibir un purismo que otros no tuvieron ni tendrán. El techno se nutre de letras románticas, trágicas, melancólicas, enigmáticas, simbólicas…todo lo que el siglo XIX regaló a la historia en forma de novelas, poemas, melodías y pensamientos. OBK trasladaron al siglo XX esos sentimientos tan lejanos en el tiempo envolviéndoles con una producción musical moderna, puntera y diferente. Eso sí es el espíritu techno.

Primer disco de OBK

Primer disco de OBK

Llámalo sueño es el disco que tiene los singles más perfectos de la historia de la música española. No podré agradecer lo bastante que un grupo con su primer disco, con una producción musical diferente a lo que se hacía por esas épocas en España y con la incertidumbre de si podían cuajar o no, presentaran Oculta realidad como primer single. ¿Golpe de efecto? ¿Riesgo? ¿Marketing? He oído mil historias sobre esta canción e incluso se llegó a estigmatizar al grupo por la temática de la letra. Me da igual. Esa canción me ayudó en un momento en que yo tenía mi propio siglo XIX encima. Ocultación (aunque sí aceptación) de mis sentimientos, esperanza por conseguir saborear un tipo de amor nada convencional y deseo de acabar con tantas lágrimas solitarias en mi habitación. Sentimientos profundos, intensos, muy intensos (se me iba la vida en ellos con mis 17 años) y con una sensación de abandono  en mi entorno social. OBK supo canalizar toda esa fuerza interior que estaba a punto de estallar y que resquebrajaba mi alma haciendo que me entendiera mejor y empezara a quererme. Ahí es nada. Y ya. ni qué decir, de Historias de amor y De qué me sirve llorar donde ya terminaron de conquistarme. Tres singles. Tres himnos. Tres maneras de reflejar el amor. Tres canciones que forman parte ya de mi archivo personal.

Mi tesoro

Mi tesoro

Con la resaca de ese disco todavía en mi cabeza aparece Momentos de fe (1993), su mejor disco hasta la fecha con permiso de Ultimatum (2008). Tranquilos que no voy a desgranar cada disco. De Momentos de fe es genial hasta la portada. No me gusta ninguna portada de sus discos excepto la de éste. Todo en consonancia. La portada negra con la oscuridad de las letras y la música. Dicen sobraba por todos los lados pero querían defenderse de las críticas con una canción y encima la sacaron de primer single. Error. Pero bueno, les permito ese error y más. Días de lluvia, Canción para un cobarde, Tu y yo, Lágrimas de soledadTodavía..es que son todas (menos Dicen). Sin repetirme he de decir que este disco me ha acompañado en tantos momentos de soledad y autocompañía que sólo me faltaba dormir con él. Simplemente, gracias.

Después llegaron otros discos, Trilogía (sólo por incluir Nada soy sin ti ya es un gran disco), Donde el corazón nos lleve ( desgraciadamente el gran olvidado), Singles 91-98 (¡he podido pinchar más veces esas remezclas cuando ejercía de Dj, por dios!), Antropop (resurgieron y retomaron la temática de Oculta realidad con El cielo no entiende. Chapeau!!), Extrapop (rarezas y esas cosas que tanto me gustan). Con Babylon continuaron en la buena linea, con Feeling me perdieron por un momento (dejar un poco de lado la electrónica me desconcertó) y con Ultimatum me ganaron de nuevo (descubrir en la edición deluxe Perdiendo el control no tiene precio). Después recopilatorio remezclado (fría sensación), separación de los componentes del grupo (triste sorpresa) y reaparición de Jordi Sanchez con Revolución, una caricia para el alma, un empujón para mis sentimientos y un abrazo reconciliador con su música. ¡Larga vida a la electrónica!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s