Azúcar Moreno

Azúcar Moreno

Dos mujeres de raza, impresionantes, modernas, rebeldes y con carácter. Así entraron a mi vida y a mis archivos sonoros. Jamás pensé que algo tan typical spanish (quizás no tanto) llegara a calar tan hondo en mi. Y todo tiene su explicación…

Estoy vinculado por nacimiento, vida y recuerdos a uno de los barrios más populosos de Madrid: Entrevias, al lado de El Pozo del Tio Raimundo. Y eso marca, y mucho. La banda sonora de mi barrio eran las rumbas, Camela (los conocía gracias al mercadillo del barrio cuando ni en las gasolineras vendían) , el rock castizo y poco más. Renegaba de todo ello y me rebelaba musicalmente contra todo eso. No quería ser como los de mi barrio. Pero llegaron ellas, Encarna y Toñi, y abrieron una brecha en tan sólido muro.

Carátula de Mix in Spain

Carátula de Mix in Spain

Tengo que incidir en el hecho de que cuando las descubrí con su Mix in Spain y ese Debajo del olivo remezclado me parecieron muy valientes y modernas. Gitanas, en los 80, sin ningún gran éxito reconocido, presentando un disco de remezclas…pues no era lo visto hasta ese momento. Hermanas de Los Chunguitos, la gente esperaba otra cosa, más de lo mismo en ese momento. Y mira por donde salieron rana. Todo un acierto. Geniales. Pero no terminaban de cuadrarme. Llegó Eurovisión.

Me volví loco. Bandido, canción para representar a España en el Festival de Eurovisión de 1990., me atrapó. Su disco tenía reminiscencias de un pasado rumbero, de barrio, gitano (obviamente), pero ya asomaban los nuevos brotes de modernidad con la remezcla de Bandido por Raul Orellana (discjockey español precursor y precedente de lo que fuera la música de baile nacional con proyección internacional) y canciones como Cuando el amor se va, y las remezclas de Oye como va y A caballo. Excelente carta de re-presentación. Con Bandido parecía que comenzaban de cero y no se tuvieron en cuenta otros discos anteriores.

Con su segundo trabajo debían consolidar lo conseguido tras la resaca del éxito de  Eurovisión (genial el carácter de Toñi volviendo al backstage porque el playback había empezado tarde). Arte es poco. No me defraudaron. Y quizás, Mambo, el primer single, era lo más flojo del disco. Con eso digo todo.  Gracias, de nuevo, a Raul Orellana este disco es una muestra de que la fusión de rumba, música española, o como quieras llamarlo, con la electrónica se puede hacer muy bien. No destrocé la cinta (cassette para los puristas) de milagro. Azúcar Moreno era uno de los pocos grupos españoles que escuchaba, y no tenían nada que ver con lo que solía escuchar. La excepción de la regla.

A Mambo le siguió Ojos Negros donde se veían ya unas ganas locas de aterrizar en el continente americano y, aunque ya iban perdiendo ese halo de modernidad que las caracterizó en su éxito, no dejaban de tener una frescura que las diferenciaba de la música rumbera-flamenca-agitanada que otros podían hacer. Ellas tenían su propia marca de la casa.

CD El Amor

CD El Amor

Y llegó El Amor. Para mí, su mejor disco hasta la fecha a pesar de alguna carencia que luego contaré. Con un pie metido en tierras americanas Emilio Estefan produce este discazo. Llegó en un momento en el que la temática no podía estar tan dirigida a mi. ¡Cuantas veces habré cantado, llorado y me habré emocionado con las letras de las canciones de este disco!. Y pocos artistas pueden llevarse ese mérito. Como oro en paño lo conservo, lo escucho de vez en cuando y lo disfruto pegando unos saltos brutales al pasado que me dejan tocado durante un tiempo. Siempre deseando dedicar Nadie como tú a alguien, hasta que lo conseguí. Años después eso si.

Si alguna pega le tengo que poner al disco es la falta de canciones con una producción electrónica rompedora que fusionara perfectamente las raíces gitanas con las nuevas tendencias que les caracterizaba en sus comienzos. Aun así, sólo por este disco, gracias por existir Encarna y Toñi.

No quiero dejar de mencionar el diseño de portada, fotos interiores, vestuario (¡viva Versace y sus imperdibles!) que adornaban y completaban un trabajo espectacular.

 Con El Amor comenzó un ritmo de producción de un  disco nuevo cada dos años. Desde luego, con ganas si se las esperaba. Llegó Esclava de tu piel con el clásico entre los clásicos de fiestas, verbenas y saraos: Sólo se vive una vez. Pero me dejó un poco frío. Es un disco muy irregular. El videoclip del single no pudo sorprenderme más, y no para bien, y es que en cuestiones de videoclips, Azúcar Moreno no ha estado bien rodeada. A pesar del aumento de ventas, éxitos y conciertos (me alegré mucho por ellas) el disco no era lo que esperaba. Le siguió un recopilatorio de turno (todo artista que no tenga un recopilatorio no es artista, parece ser) con una canción nueva perfectamente olvidable.

Ya estaba yo en modo dj y apareció Olé. Otro disco irregular en su concepto con algunas canciones mas que prescindibles pero con una grata sorpresa:  No pretenderás. Nunca pensé que una canción de ese estilo llegara a gustarme tanto. La familia Salazar al completo en un estilo muy puro de raíces gitanas y con una letra perfectamente encajable en la personalidad de Azúcar Moreno. Pues en los momentos de pachangueo por los que tenía que ceder en el local donde pinchaba, esta canción tenía un hueco. Sí, Señor. 


https://www.youtube.com/watch?v=dyKkpVjK-5U

Ya en el 2000 (nuevo siglo con cambio de década incluido) sacaron Amén. Por aquel entonces  estaba trabajando en un programa de televisión llamado La Escalera Mecánica de TVE. La redacción en Madrid y el plató en Barcelona. Y mira tú por donde Azúcar Moreno acudían al programa. No las pude ver en persona pero les hice un video sobre toda su carrera. Aún recuerdo la cara horrorizada de Toñi viéndose años atrás. ¡Mira que es coqueta y presumida!. Me la como. Como consuelo, mi coordinadora, Trini, me regaló el cd que la compañía discográfica regaló al programa (en aquel entonces regalaban cosas). Amén se aproxima muy mucho a El Amor.  Volvían a estar bien reconducidas con una producción exquisita y unas canciones que se meten bajo la piel.  Y por si esperaba que no me sorprendieran de nuevo tenían Amigo Mio para demostrarme que con ellas nada es previsible.

Y me volvieron a sorprender con Únicas. Seguían siendo sexys sin ser vulgares y es que, aun pasando los años, Encarna y Toñi están escandalosamente espectaculares. single perfecto, Bésame, con videoclip perfecto (por fin) y con otra sorpresa más: Divina de la muerte. quizás más conocida que el single que defendía el disco. ¿quién no ha cantado alguna vez “yo soy una chica con suerte y estoy divina de la muerte…”. Esta canción se merecía un videoclip, ¡y qué videoclip!.

Comenzaron a salir rumores de que no tenían compañía de discos, que si se separaban, y cuando el río suena…al final ocurrió de todo. Fin de relación con una compañía de discos lanzando Desde el principio (me enteré en un hipermercado que habían sacado ese disco…muy fuerte) que no tuvo nada de promoción y comenzaron con nueva discográfica con mal pie gracias a Bailando con Lola. ¿Quién les dijo que el reggaeton era la solución?…enfin…Se separaron. Dimes y diretes, una enfermedad, discos en solitario de cada una…y yo veía que esto no tenía vuelta atrás. Me quedaban los recuerdos.

Pero parece que están de vuelta. Me alegro. Y mucho. Desearía que volvieran con la fuerza de los comienzos, con una producción rompedora, moderna, destacándose así de todo lo plano que hay en el panorama musical español actual. como si de un taconazo bien dado en el suelo se diera diciendo…”Aquí estamos nosotras…y no nos mueve nadie”. Ojalá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s