PRETTY WOMAN o El lupanar de los sentimientos

Publicado: mayo 3, 2015 en CINE
Etiquetas:, , , , , , , ,

rettywoman900725 años se cumplen ya de la mejor película de ciencia ficción de la historia del cine. Es más fácil que lleguen una docena de naves extraterrestres a tu casa para abducirte a que un ricachón bien guapo y atractivo saque de una vida marginal y de prostitución a una chica que podría ser uno de los ángeles de Victoria´s Secret. No hay nada más fantástico que una película romántica, se haga en el país que se haga. Y a las pruebas me remito. Los sentimientos y las intenciones, las buenas intenciones, siempre tienen una buena recompensa en la vida del celuloide que en la vida real no se llegan a conseguir.Y es que ser puta o ser un vicioso hedonista dominante no tiene esa equivalencia melosa en la cruda realidad.

En la época de grandes clásicos como Ghost o Dirty Dancing, Pretty Woman se alzó con el título ganador en mi videoteca. Obviamente hay muchas razones para ello y las iré desgranando a continuación.

Obviamente estamos hablando de Hollywood. Obviamente me gusta. Pretty Woman quizás sea la película romántica por excelencia de mi imaginario audiovisual. Pero Pretty Woman arrastra cosas más personales que meramente cinematográficas que hacen de esta película uno de los grandes recuerdos de mi vida.

Fue una de las películas que veía junto a mi amiga Cristina, en mi casa, atiborrándonos a pollo asado sepultado en patatas fritas. Era un ritual. Siempre quedábamos algún día del fin de semana para ver alguna película juntos, charlar, reir, hacernos confesiones y engullir como posesos montones de patatas fritas para poder descubir piezas de pollo asado debajo de las mismas. Lo que estás leyendo ahora te parecerá nimio, incluso ridículo, pero fue una etapa de mi vida que marcó mi manera de ser. Tan simple y tan complicado de entender. Gracias Cristina.

El príncipe y la prostituta

El príncipe y la meretriz

Sigamos. El éxito de Pretty Woman para tantas personas (entre las cuales me encuentro) es muy simple. ¿Quién no ha deseado encontrar a su príncipe azul entre la mierda de su vida diaria, aburrida y sin futuro?. Todos hemos tenido esa sensación alguna vez. Sentirnos reinas en nuestra miseria personal a través de los ojos del que pueda ser nuestro salvador proporcionándonos lo que siempre hemos querido tener, seas hombre o mujer (ya que ese sentimiento no conoce de géneros) es una de las esperanzas que todos albergamos. Y a ella nos aferramos.

Otro de los puntos a favor de esta película son sus protagonistas, tan irreales como sus personajes, y con el aura de éxito en su elección. Richard Gere y Julia Roberts, ahí es nada. Dos estrellas del momento en pleno auge de sus carreras. Para ambos sexos había posibilidad de elección, intercambiable incluso. Un cliente de meretrices que no buscaba sexo, y una chica de alterne que parecía que pasaba por allí y que eso no iba con ella. Realismo mágico.

Refinando que es gerundio

Refinando que es gerundio

Una vez conocidos los presentes de los personajes, tópico tras tópico ( ¡qué nos gusta un tópico! ), se tiene que dar paso al desarrollo de la acción, que para eso es una película, y obviamente, había que refinar y transformar al patito feo en cisne. Un “My Fair Lady” de andar por casa que sirve para que me dejara llevar por la historia. Redundando en el concepto de ciencia ficción, me costaba creer que una chica como Julia Roberts , aún con esa ropa y esa peluca, pudiera ser motivo de transformación. Quizás el doblaje tampoco ayudó mucho a entender que esa chica era ordinaria y hablaba un poco basto. A saber. Y de él, me costaba entender que tuviera que recurrir al “no servicio” de una prostituta para poder pasar una semana en Hollywood. ¡Richard Gere de putas!, increible. Por eso me debe gustar tanto Alien.

El hecho es que de la más oscura, sucia y políticamente incorrecta historia se sacaron de la manga una de las historias de amor con mayúsculas del cine. Y mérito tiene. Cada uno tiene sus momentos y recuerdos cuando piensa en esta película pero yo me voy a  quedar con el momento en que ella, cargada de bolsas, le da en las narices a las dependientas (brujas más que brujas) de una tienda que no quisieron atenderla anteriormente. Le faltó dar un golpe de melena.

Resumiendo, que ya os conoceis todos la película: Una historia de amor más ficticia que E:T. con un trasfondo increible (por ser no creible) pero que engancha desde los títulos de crédito. Un cuento de hadas con final feliz que se ha convertido en un clásico de la historia del cine, y eso ya son palabras mayores. La banda sonora ayudó, y de qué manera, a que Pretty Woman se conserve en los recuerdos de tanta gente. Roxette y su It must have been love forman parte ya de la historia, y no sólo del cine.

Y como dice un figurante en el comienzo de la película: 

“Bienvenidos a Hollywood, la ciudad de los sueños. Todo el mundo tiene un sueño. ¿Cual es el tuyo?”

Pues eso, a seguir soñando. Que soñar es gratis, de momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s